Debí escribirla antes

Ojalá estas palabras te las hubiera dedicado antes, cuando tenía en las manos ese amor adolescente que hierve la sangre y retuerce el estómago.  

Quizás si lo hubiera hecho antes, hubiera podido mostrarte mi corazón y decirte lo valioso que eres en mi vida. Me hubiera deshecho en halagos, cargando cada palabra con el sentimiento de quien siente mariposas en el estómago.

Si hubiera escrito esa carta de amor antes, seguramente hubiera contado que mi vida dio un giro de 180 grados gracias a ti, que descubrí un mundo en el que yo no era el patito feo de los cuentos, y me convertiste en la protagonista de la obra de mi vida. Hubiera contado que cada vez que pienso en ti, me traslado a un cuadro en el que los tonos felices predominan sobre los oscuros; me descubriste que el arte no se encuentra solo en los museos, y que cada paso que das en el camino tiene un destino concreto. 

Me hubiera gustado escribirte, para decirte que el amor no se asomó a mi ventana hasta que llegaste tú, pero no me siento mal por ello. El primero, el príncipe azul, ese que no sabes que existe hasta que lo encuentras. Un puesto real que has perpetuado a pesar de los defectos y las manías. 

Te hubiera contado las veces que he llorado de felicidad al saberme a salvo de todo el mundo, porque tenía la protección de tus abrazos. Nada ni nadie me haría daño. 

También te hubiera dicho que eres la persona más especial que he conocido, la que se queda cuando todos se van, y la que lo hace aunque no haya contrato de sangre. Te quedas, y lo haces para decirme que todo va a salir bien, mientras me dices, en un lenguaje que solo tu y yo conocemos, que la vida es tan bonita como tus ojos verdes. 

Debí haber escrito esa carta de amor hace tiempo, porque habría quedado tan bonita...

POR TODO, Y PARA TODO

Comentarios

Entradas populares