Ser estudiante y sobrevivir a ello


Cuando eres estudiante, levantarse con energías y ganas de comerse el mundo es una de nuestros continuos objetivos, aunque en muchas ocasiones termina siendo un recorrido por la red durante al menos una hora y despistes por todos lados. Pero si nos organizamos y nos ponemos a ello, podemos lograr todas nuestras metas. 

Os voy a dejar algunos consejos que sigo yo para motivarme y ponerme a estudiar de forma eficiente:

Tener un buen horario ayuda

Yo recomiendo levantarse lo antes posible para aprovechar al máximo el día. No es bueno levantarse más tarde de las 9, sobre todo si queremos ser productivos (además, no es bueno para nuestro estado de ánimo). Aunque no lo parezca, levantarse temprano nos hace sentirnos mejor, empezamos el día con buen pie y con la mentalidad de sacar todo el partido posible a nuestras horas. 

Para esto nos ayudará sin duda acostarnos temprano, para descansar las horas necesarias. 

Una agenda como pilar fundamental

Imprescindible llevar una organización saber qué hacer en cada momento. Yo soy una gran aficionada de las agendas, pero también se puede usar una aplicación para el móvil o una libreta (estilo bullet journal), en función de las necesidades y gustos que tengas. Apuntar en algún lado nuestras tareas pendientes, e ir anotando aquellas que ya hemos completado. 

Seamos realistas, no podemos colocar una lista enorme de cosas que hacer, porque el día tiene 24 horas y necesitamos tiempo para descansar, comer... Ajústate a lo que puedas hacer en un día. 

Ejercicio para desconectar

Cuando te pasas tanto tiempo sentado en un escritorio, necesitas ejercitarte. Y no solo porque engordar no es bueno ni para tu autoestima ni para tu salud, sino porque es necesario que quemes toda la energía que tu cuerpo está acumulando estando quieto. Mientras estudias, tu cerebro está funcionando a alto rendimiento, pero no sucede así en el resto de tu cuerpo. Hay quien dice que no tiene tiempo para hacerlo, pero sacar media hora para hacer ejercicio va a reportar más beneficios de los que puede pensar. 

Puedes salir a andar, correr, hacer ejercicio en casa... (recomiendo encarecidamente una actividad al aire libre)


                                                                                                                                                           

Son solo algunos consejos que puedes seguir si necesitas un poco de motivación para ponerte a estudiar y ser realmente eficiente.

Recuerda que puedes dejarme en comentarios qué te ha parecido el post y algunos consejos más para que los incluya en próximas entradas relacionadas con el mundo estudiantil.

Nos vemos pronto

Entradas populares