Relajarse cuando no hay tiempo

¿Nunca has pensado: "24 horas se me quedan cortas"? Yo muchas veces, y a veces, por priorizar, termino olvidando que también necesito descansar y desconectar. Duermes y cuando te despiertas parece una continuación del día anterior. No has parado, no has reiniciado. Y todo se hace cuesta arriba.


Necesitamos hacer esta parada para realmente comenzar cada día como uno nuevo, a estrenar. Te dejo algunas de las cosas que hago cuando necesito ese momento para mí y mi mundo.

Escribir

Me relaja muchísimo, saco muchas frustraciones y hablo de todo aquello que quiero hablar. Ya he hablado de ello anteriormente en el blog.

Leer

Pocas hojas, un capítulo. Lo malo es que te enganche mucho, pero siempre que puedas dejarlo a tiempo será una de las mejores desconexiones. Personalmente, la lectura me traslada y me deja la sensación de estar en otro lugar, un lugar que normalmente sueles apreciar y valorar. Yo me voy a dormir con la sensación de que mañana despertaré en un sitio muy interesante.

Una ducha relajante

No una ducha larga, sino una relajante. Reserva ese gel que te encanta cómo huele, ponte música y durante esos minutos bajo el agua dedícate solo a disfrutar del agua, a cuidarte y tenerte en cuenta. Recuerda lo bueno que has tenido en tus horas anteriores y lo que tienes que mejorar. Pero quédate con aquello que te haga sentir bien para evitar que nuestra mente juegue con nosotros durante la noche.

Calma

Durante 10 minutos aprovecho para meditar o hacer yoga, de forma relajada, antes de acostarme. Se puede combinar con la opción posterior de una ducha. Aquí te dejo una aplicación para practicar yoga de forma sencilla en solo 15 minutos.

Aunque nos parezca una tontería, necesitamos salir de ese ritmo acelerado que llevamos. Necesitamos abandonar esa idea de tantas cosas que debemos hacer, y centrarnos en hacer nada. Pero hasta eso debemos hacerlo de forma inteligente. Quedarnos en el sofa, sin muchas más pretensiones que mirar una televisión o un móvil, puede parecer un plan genial, pero a la larga no va a conseguir que podamos evadirnos de la realidad. Focalizar nuestro cuerpo y mente en algo realmente sanador es lo que nos va a permitir volver a nuestro día a día con ganas. 

¿Qué trucos tenéis vosotros/as? Déjalo en los comentarios

Un abrazo grande.

Nos vemos.

Entradas populares