Volviendo al principio


Retomando las oposiciones. Menuda frase. Ni más ni menos. 

Estoy en un punto de mi vida en que debería estar satisfecha, pero no me conformo. Hay cosas que están bien, otras que están mal. Algunas de las que están mal no puedo cambiarlas, no dependen de mí, pero hay aspectos que puedo cambiar, porque no estoy contenta con lo que tengo. 

Uno de esos aspectos es mi trabajo. Actualmente no me dedico a lo que quiero, sino a lo que va saliendo. Comencé en otros, pero desde luego que no es lo mío, no voy a destacar en otra cosa que no sea la educación. Bien, pues volvemos a la educación. 

Habrá quien diga "no deberías centrarte tanto", "no te obsesiones", "tienes tiempo para todo", "venga, que por un rato no te va a pasar nada". Pero mi pensamiento no cuadra con esas frases. Estas oposiciones son la vía de escape, esa salida para disfrutar, por fin, de mi vida. Es lo que me va a permitir pasarlo bien cada día, trabajando y fuera del trabajo. Es lo que me va a permitir seguir investigando, descubriendo, riendo, sufriendo...

Quiero esa plaza, quiero ese trabajo, con todas mis fuerzas, porque significará una mejora en mi vida. Significará un cambio, y un consuelo. Así que, no, no voy a obsesionarme, pero si voy a tomarlo como meta fundamental. Tengo tiempo, sí, pero voy a invertirlo este año en conseguir eso que quiero. 

Necesito darme esa oportunidad, necesito sentirme cansada pero feliz. 

Vuelvo sabiendo que es mi oportunidad. 

Entradas populares